PUBLICADO EL Viernes 19 agosto 2011


Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Umberto Torres

La gente de Citroën Argentina ya tiene la oferta de vehículos familiares monovolúmenes más grande de nuestro mercado. Y no para de hacerla crecer (ver nota).
La C3 Picasso, versión urbana de la ya conocida C3 Aircross, fue la última incorporación a esta gama y Autoblog la manejó durante una semana en ruta y ciudad. La crítica completa se publica a continuación.

Por fuera
Como ya mencionamos en la crítica de la C3 Aircross (ver nota), el desarrollo para el Mercosur del llamado Proyecto A58 tiene un gran parecido estético con la C3 Picasso que se vende en Europa desde hace dos años.
Los diseñadores franceses definieron a su volumen como “un cubo con aristas redondeadas”, un argumento que también utilizaron los diseñadores brasileños del nuevo Fiat Uno, y que divide opiniones en cuanto a gustos.
El resultado es un monovolumen de proporciones llamativas y originales, con 4,09 metros de largo, 1,72 metros de ancho y una gran altura de 1,63 metros.
Las principales diferencias estéticas con respecto a la C3 Picasso europea se aprecian en la trompa. El modelo para el Mercosur adoptó una parrilla cromada, con el nuevo emblema de Citroën. Samuel Dumas, responsable del desarrollo del modelo en Brasil, aseguró que este mismo frente será adoptado por la C3 Picasso europea en un próximo restyling.
Con respecto a la C3 Aircross, la C3 Picasso brasileña es más discreta y sutil, sin agregados de filosofía off-road ni stickers en los laterales. El principal cambio se aprecia en el portón trasero, que ya no lleva colgando la rueda de auxilio.
La versión probada por Autoblog es la X, la más básica de la gama. Viene de serie con llantas de 16 pulgadas de chapa, con tazas de plástico. Todas las otras versiones llevan llantas de aleación.
Como ya se mencionó en otras ocasiones, y a pesar de los parecidos estéticos, la C3 Picasso europea tiene una plataforma diferente a la C3 Picasso brasileña. En el Viejo Continente se utilizan los componentes estructurales de la Peugeot 207 SW –que tampoco tiene nada que ver con la familiar del mismo nombre que se vende en el Mercosur-, mientras que en nuestra región se utiliza la plataforma adaptada del actual C3 hatchback, también fabricado en Brasil.

Por dentro
Acá se acaban las similitudes con la C3 Picasso europea. La versión para el Mercosur tiene un diseño interior completamente diferente, más conservador en cuanto a la combinación de colores y más económico en cuanto a calidad de los materiales.
Con respecto a la C3 Aircross, no tiene inclinómetros ni brújula. Esta versión básica tampoco tiene cromados de las salidas del aire acondicionado ni en el volante, que sin embargo conserva el mismo diseño, con la parte baja aplastada.
De todos modos, la profusión de plásticos duros y la gran cantidad de comandos ya vistos en otros modelos de Peugeot-Citroën, pasan a un segundo plano ante las grandes dimensiones del habitáculo.
Como ya se demostró en la prueba estática junto a sus rivales, la C3 Picasso tiene -junto a la Chevrolet Meriva- la cabina más ancha del segmento, con espacio para cinco adultos. Además, ofrece una generosa altura interior y una gran superficie vidriada.
Un párrafo aparte merece el parabrisas panorámico. Es tan amplio y alto que lleva a reflexionar sobre la enorme parte del paisaje que uno se pierde cuando viaja en autos con parabrisas convencionales.
En la vista hacia el frente no hay ángulos muertos, gracias al doble parante lateral, y tan sólo es un poco limitada la visión hacia atrás. Por eso mismo, la más cara versión Exclusive viene con recomendables sensores de estacionamiento traseros.
La posición de manejo es bastante elevada. Como en un furgón, el conductor no tendrá las piernas lanzadas hacia adelante, sino formando casi un ángulo de 90 grados con las rodillas. Así, los pedales no hay que empujarlos sino, literalmente, pisarlos. Es una posición muy práctica en el tránsito urbano y para entrar o salir del vehículo. Sin embargo, puede llegar a cansar en viajes largos.
En esta versión básica, el equipamiento es algo escaso. Los respaldos delanteros no tienen las mesitas de avión y la butaca del conductor no se regula en altura. Trae levantavidrios eléctricos delanteros (sin one-touch), espejos de regulación eléctrica y cierre centralizado, aunque sin comando a distancia.
De hecho, la única cerradura exterior para esta versión está en la puerta del conductor. Hay que dirigirse primero ahí si lo que se desea es abrir la puerta del acompañante. O el baúl.
El espacio de carga es grande. Tiene 403 litros de capacidad, aunque perdió el doble fondo que tiene la C3 Aircross por llevar la rueda de auxilio colgando afuera.

Seguridad
Este es, tal vez, al aspecto más crítico de la C3 Picasso probada. La versión tope de gama (Exclusive, con el Pack My Way) viene con doble airbag frontal, doble airbag lateral, frenos ABS, tres apoyacabezas traseros, faros antiniebla delanteros, sensor de lluvia, encendido automático de luces, alarma y levantavidrios con sistema antipinzamiento.
Ninguno de estos elementos están disponibles en la versión C3 Picasso X. Su equipamiento de seguridad se limita a cuatro apoyacabezas, cuatro cinturones de seguridad inerciales y uno de cintura para la plaza trasera central.
Sin embargo, esto cambiará a partir de enero próximo. Como es sabido, a partir del 2014 todos los autos cero kilómetro vendidos en la Argentina deberán tener frenos ABS y doble airbag frontal de serie.
Pero la nueva Ley de Tránsito obliga a las automotrices a realizar esta transición de manera paulatina, aumentando en los años previos el nivel de seguridad promedio de todos sus modelos.
Así, Citroën Argentina confirmó que a partir del 2012, la C3 Picasso tendrá de serie en todas las versiones doble airbag y frenos ABS. No está claro qué ocurrirá con el precio de esta versión X cuando sume esos elementos, pero es un dato que deben tener muy en cuenta quienes evalúen la compra de una unidad antes de que reciba estas importantes mejoras.

Motor y transmisión
No hay novedades en este aspecto. Tiene el conocido motor 1.6 de 16 válvulas que usan varios modelos de Peugeot-Citroën en nuestro país. Produce 110 caballos de potencia y 147 Nm de torque, pero ya está comenzando a quedar algo desfasado, sobre todo con respecto a sus competidores más modernos.
El renovado Fiat Idea con motor 1.6 E.torQ tiene 115 caballos y 159 Nm. El Honda Fit tiene 120 cv y 145 Nm.
La caja es manual, de cinco velocidades. Tiene un comando preciso, aunque algo ruidoso entre cambio y cambio.

Comportamiento
Como ya se mencionó, el generoso espacio interior, la posición de manejo elevada y la gran visibilidad convierten a la C3 Picasso en un excelente vehículo para los desplazamientos familiares en ciudad.
Es un auto muy sencillo de manejar, sin sofisticaciones. El andar es algo ruidoso, pero las suspensiones están pensadas para absorber baches, superar lomos de burro y atravesar desniveles sin tocar fondo. En ese sentido, no tiene nada que envidiarle a su pretenciosa hermana C3 Aircross.
Otra ventaja importante es el sencillo modo de apertura del baúl, sin ruedas ni articulaciones que molesten para las cargas cotidianas, como compras en el supermercado o mochilas de escolares.
En ruta, el motor 1.6 16v limita bastante sus prestaciones. La C3 Picasso acelera de 0 a 100 km/h en unos serenos 14 segundos y alcanza una velocidad máxima de 165 km/h. El consumo tampoco la favorece. En ciudad, gasta 11,5 litros cada 100 kilómetros y en autopistas consume 9,8 l/100km.
Es una lástima que Citroën Argentina ofrezca cada vez menos opciones gasoleras en su gama de autos chicos. Por su planteo familiar, el 1.6 HDi que utilizan varios hermanos del grupo, como la Berlingo y la Peugeot Partner, podría redondear cifras más interesantes y atractivas para quienes priorizan el rendimiento.
A pesar de su diseño de cubo con aristas redondeadas, en la práctica, la aerodinámica no es su fuerte. Los ruidos del aire sobre la carrocería son intensos a partir de 120 km/h y es bastante sensible a los vientos laterales.
Por último, más allá de que la ausencia temporaria de ABS en esta versión sea una contra importante, hay que reconocer que aún con carga, el grado de resistencia al bloqueo de los frenos es bastante elevado.

Conclusión
En el grupo de potenciales compradores de la C3 Picasso se destacarán aquellos que busquen un vehículo urbano con muy buen espacio interior, pero que –ante todo- valoren su diseño original como un rasgo distintivo y atractivo.
Como suele ocurrir con la mayoría de sus propuestas, Citroën demuestra una vez más que los monovolúmenes no tienen por qué tener un aspecto aburrido y que, definitivamente, están muy lejos de ser especies en peligro de extinción.
La versión X en particular tiene como principal defecto los faltantes temporarios en su equipamiento de seguridad. Ese dato nos obliga a recomendar la compra de esta versión básica sólo cuando traiga ABS y doble airbag, lo que ocurrirá en enero próximo, como prometió Citroën Argentina.
El consumo del motor 1.6 16v es otro factor a tener en cuenta.
Estos dos detalles hacen que la sobreoferta de Citroën en el segmento de los monovolúmenes ubique a los rivales más temidos de la C3 Picasso dentro de la propia marca.
Con precios que oscilan entre 83.600 y 105 mil pesos, queda casi solapada con la Berlingo Multispace, que se mueve entre 82.600 y 106.400 pesos. La Berlingo tiene un diseño más antiguo, pero el espacio de carga es muy superior, el equipamiento de seguridad es similar y entre esos precios se incluye también la versión turbodiesel.
Las versiones más caras de la C3 Picasso se encontrarán también con otra rival de peso en la familia: la también veterana Xsara Picasso, que entre 99.700 y 111.200 pesos ofrece cuatro airbags, ABS y un espacio interior aún más confortable. La excelente relación precio/producto de la primera de las Picasso es causante de su único defecto: la lista de espera para las entregas.
Queda claro que, con tanta oferta de monovolúmenes, la gente de Citroën se vio obligada a otorgarle un rasgo diferenciador característico a cada uno de sus modelos. En el caso de la C3 Picasso, no hay dudas de que ese rasgo es el diseño exterior. Llamativo, original y diferente.
Pero con una competencia tan aguerrida -dentro y fuera de la familia-, también queda en claro otra cosa: la imagen, no siempre lo es todo.

FICHA TECNICA
Modelo probado: Citroën C3 Picasso 1.6 16v X
Precio: 83.600 pesos.
Garantía: Dos años, sin límite de kilometraje.
Comercializa: Citroën Argentina (www.citroen.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 1.587 cc
Potencia: 110 cv a 5.750 rpm
Torque: 147 Nm a 5.000 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera.
Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson.
Suspensión trasera: barra de torsión.
Dirección: de cremallera, asistida.
Neumáticos: 195/55-R16

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 165 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 14 segundos
Consumo urbano: 11,5 l/100km
Consumo extraurbano: 9,8 l/100
Consumo medio: 10,5 l/100

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.092 mm / 1.723 mm / 1.634 mm
Distancia entre ejes: 2.540 mm
Peso en vacío: 1.350 kg
Capacidad de baúl: 403 litros
Capacidad de combustible: 55 litros

EQUIPAMIENTO
Aire acondicionado
Cierre centralizado
Volante regulable en altura
Com****dora de abordo
Espejos exteriores con regulación eléctrica
Levantavidrios eléctricos delanteros
Audio con CD/MP3/Aux y comandos en el volante
Cuatro parlantes
Dos apoyacabezas traseros
Cinturones delanteros inerciales regulables en altura
Dos cinturones traseros inerciales
Faros antiniebla traseros

Fuente y fotos: http://autoblog.com.ar